Capital Humano ágil
28/10/2019
El estrés laboral en época de selfies
05/12/2019
Mostrar todo

Agilidad en el aprendizaje

En este post abordaré el concepto de agilidad (Agility) en el aprendizaje como competencia fundamental para las personas en entornos actuales, e indicada como un nuevo predictor de talento con alto potencial.

Sin dudas, en entornos de alta volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad (VUCA) el mejor antídoto posible es la capacidad de aprender. Las empresas se muestran más propensas a valorar a los profesionales con esa competencia, como los más empleables.

Al momento de realizar la selección, no solamente es importante la formación académica o experiencia en otros puestos de trabajo, sino las personas con habilidades de aprendizaje ágil, rápido y continuo, que sean versátiles, camaleónicas, con capacidad de adaptación y flexibilidad psicológica.

En entornos VUCA quienes puedan dar sentido a su experiencia, serán quienes marquen la diferencia. La agilidad en el aprendizaje (Learning Agility) ha sido definido como un estado mental y la suma de metodologías prácticas que permitirán a los líderes un desarrollo continuo. El learning agility implica la utilización de estrategias para la gestión de los problemas que deben enfrentar las organizaciones (Columbia University).

¿Qué activa el learning agility?

 

Los activadores del aprendizaje se centran en los innovadores (personas que buscan desafiar el “estatus quo”, animándose a descubrir nuevos caminos). Pasar a la acción (enfocarse en la experiencia, haciéndose presente y generando un compromiso). A su vez, simplemente con vivir las experiencias no se logran aprendizajes, es necesaria la reflexión. La salida de la zona de confort implica aventurarse en un territorio desconocido, corriendo un riesgo progresivo.

¿Qué sucede con las personas cuando son ágiles para el aprendizaje?

Las personas que buscan seguir aprendiendo, se muestran más sociables, son más organizadas crean más planes y opciones, por ende son más relajadas y optimistas y más propensas a expresar sus opiniones

En un estudio (2011) llevado adelante por Korn Ferry (en 25 compañías de 4 diferentes regiones) se descubrió que las personas expresan de diferentes formas su agilidad para aprender, pero quienes tienen un perfil más elevado se enfocan en resolución de problemas y son líderes de opinión, diplomáticos, enérgicos, pioneros, ganadores y puntales.

 

CLAVES PARA DESARROLLAR LEARNING AGILITY

  • Establecer un objetivo
  • Ser conscientes sobre fortalezas y debilidades propias
  • Descubrir la brecha entre lo que sucede y debería suceder
  • Detectar qué nos frena
  • Diseñar acciones y plan de acción
  • Pedir feedback
  • Hacernos preguntas generadoras

 

Es bueno recordar que la transformación digital impulsa desafíos en todos los sectores, y el de recursos humanos no es una excepción.

Las personas que sean proactivas para sus aprendizajes serán quienes se valorarán más, ya que son capaces de identificar en su entorno oportunidades para seguir desarrollándose, enfrentándose a nuevos problemas y probar su capacidad de resolverlos y aprender nuevas habilidades. Al momento de realizar la selección del capital humano, la agilidad en el aprendizaje implica desterrar los viejos hábitos de análisis de potencial y evaluación de performance de las personas. Asimismo, requiere que seamos abiertos a nuevas ideas y formas de pensar, aprendiendo de todos y de todo. Es agilidad en el aprendizaje “Learning Agility”.